2 de julio de 2011

San Lorenzo Tezonco, las dimensiones de Elizabetha y otros "milagros"

Historia real de un pozo milagroso, cementerios y un espejo como portal dimensional.
Primero hablaré del contexto físico (el lugar), luego la protagonista (Elizabeth), y por último: los sucesos misteriosos.


San Lorenzo Tezonco y el "milagro"
Pozo de los deseos milagros.
La colonia donde ocurre todo es conocida en general como San Lorenzo Tezonco. Es un antiguo barrio. Ya desde la época de la Nueva España se había integrado como una población importante debido a una circunstancia “mágica”: en la iglesia cristiana-católica (porque hay 2 y la otra es cristiana-presbiteriana) donde se fundó el Centro existe una pequeña capilla aparte, misma que marca el sitio donde afloraba un manantial que muy rápidamente fue transformado en un pocito. En el portón hay un letrero forjado que explica la historia.


El pocito, o más bien dicho, su agua había salvado la vida de los lugareños quienes se habían visto azotados por una epidemia, su fama milagrosa a su vez atrajo a nuevos pobladores. Por lo que refiere el letrero de la capilla es difícil determinar cuál fue el malestar. Probablemente era una enfermedad cuya recuperación únicamente necesitaba la hidratación constante del enfermo (esto es común escucharlo de los médicos modernos: “…y tomar muchos líquidos.”), pero la ignorancia y superstición del pueblo traducía dicha hidratación en algún tipo de “milagro”.

Yo no creo en los milagros, creo más en los MALOS DIAGNÓSTICOS.

San Lorenzo Tezonco en la actualidad
En fin… este solo es el contexto. Todavía no llegamos a la historia de Elizabeth. Falta decir que en la actualidad San Lorenzo Tezonco está delimitado por 2 estaciones de metro. Al momento de escribir esto (Julio de 2011) todavía están en construcción las futuras: “San Lorenzo” (al oriente) y “Periférico” (al poniente). Dentro de este perímetro se han desarrollado: un tianguis fijo, otro que solo se pone el fin de semana (longitud: 2.5 km, abarcando de Av. Tláhuac a Canal Nacional –Cuemanco-) un centro de barrio (Mercado fijo y comercios consolidados), un par de centros comerciales de autoservicio, un Hospital General, diferentes clínicas de atención familiar, servicios semi-especializados de comercio y plazas comerciales, diferentes servicios de atención directa  al cliente, zona deportiva (bastante feíta), un mega crucero de Av. Tláhuac con el Anillo Periférico, una Universidad Privada, diferentes sub-barrios y sub-centros, un corredor comercial y de servicios y varios sub-corredores en diferentes niveles de consolidación.

Estación del Metro Línea 12 "Periférico". Poniente del barrio
Un barrio de barrios, simultáneamente: pintoresco, saturado (de gente, comida, olor, suciedad, comercio) y competitivo. Curiosamente mucho menos vulgar que otros barrios de la Cd. de México.
La experiencia de Elizaβ (Elizabetha)
Elizaß
Elizabeth Montaño (de ahora en adelante Elizabetha,  Elizaβ) es una buena amiga, Arquitecta, inteligente, voluntariosa.
La conozco desde el año 2000.
Ella ha vivido durante un largo periodo de su vida en esta colonia vecina a la mía, S.L. Tezonco. 
La siguiente historia misteriosa  se desarrolla ahí, en su casa.
¿Qué le pasó a Elizaβ? Ella vive en la parte oriente del barrio, muy cerca del Panteón Civil de San Lorenzo Tezonco (no confundir con el Panteón Civil del Cerro de la Estrella), cuyo frente da a la Av. Tláhuac muy cerca de la futura estación de metro “San Lorenzo”. De este panteón son las siguientes fotos:
 
Antigua construcción del Panteón Civil de San Lorenzo Tezonco
¿talleres, bodegas, basura?
(tomadas en 2011)


Así fue en sus años mozos

Entrando a la antigua construcción

Cómo era la entrada antes.

Peligroso interior.
En estos casos se debe temer más a lo físico que a lo "espiritista".

Ataúdes venidos a menos.
Así es para todo lo que ha estado vivo.
Atrás de este panteón existe otro mucho más pequeño pero más saturado, llamado de manera muy original Panteón Vecinal San Lorenzo Tezonco. Elizaβ vive en las primeras calles enfrente de este último cementerio. 

(Las fotos anteriores pertenecen al Gran Panteón Civil de San L.T. y no al pequeño panteón vecinal.)

Siendo una niña pequeña, estando sola en su casa, ocurrió que se fue la energía eléctrica. Fue por una vela, la encendió y al pasar por el corredor de la entrada coincidió con un gran espejo que así alumbrado espectralmente se convirtió en un umbral a otra "dimensión". Lo acontecido fue ESPONTÁNEO: no formaba parte de ningún tipo de invocación o ritual, ni de algún tipo de deseo en específico.

(La Historia de la Brujería cruda –no confundir con la brujería blanca y ecológica Wicca- y de algunos tipos de invocaciones oscuras, son prolíficos en este tipo de portales, tanto en su creación como uso “práctico”.)

Lo que vio en ese espejo-portal fue algo parecido a un infierno, que curiosamente ha sido retratado muy fielmente en la película “Constantine” (protagonizada por Keanu Reeves, de 2005 basada en el personaje de John Constantine de los cómics de Hellblazer).
Esta visión infernal fue rápida pero suficiente para verla en detalle. Ver lo que vió Elizaβ: fotograma de la película y más fotogramas. 

El espejo está alineado hacia el panteón vecino (aunque probablemente esto no tiene mayor coincidencia con el asunto). Así que Elizaβ en alguna de sus reflexiones parecía más inclinada a pensar que estaba “viendo” el panteón antes que una “dimensión”.

Debo agregar que la fecha de cumpleaños (la cual no revelaré en esta ocasión) de  Elizaβ, según tradiciones muy universales y antiguas, la faculta para tener contacto con “otras dimensiones”. De hecho algunas cosas kármicas que me han tocado ver de ella corroboran plenamente este destino.

Yo mismo he visitado este pequeño panteón un par de ocasiones, también me ha tocado pasar de madrugada pues en el lote vecino está una clínica de medicina familiar a la cual acudo y ha sido necesario ir a formarse a esas horas noctámbulas para sacar ficha. Incluso he incursionado en el panteón con mi cámara fotográfica, pero no he encontrado nada que valga la pena fotografiar (ya sea tangible o no).

Ella por su parte no ha vuelto a tener problemas con su espejo.
¿Conclusiones?
Le he preguntado a Elizaβ: “Eso que viste ¿Dónde crees que estaba, dentro de ti o fuera?” Ella me ha contestado: “Mmh. Dentro de mí”. 
Obvia y obligadamente yo le creo, sin embargo mi pregunta persiste.
Independientemente de dónde estén este tipo de eventos ¿qué significado tienen?
¿El mensaje era exclusivamente para Elizaβ ó podemos los demás sacar algún tipo de moraleja?
En caso de que surgieran una ó más respuestas: ¿dónde ponerlas? ¿Dentro ó fuera?
____________________________________

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

El comentario podría tardar en aparecer, incluso días.

Publicar un comentario