22 de julio de 2011

Hipnosis e Hipnotismo. Cómo los aprendí

Tuve la gran oportunidad de aprender hipnosis con el Prof. José E. Ugalde, Hipnólogo.
Esto ocurría allá por el año 1996. Mediante un curso 90% práctico y 10% teórico.
Lo que es la Hipnosis
Es un estado de la mente que parece estar entremedio del sueño cotidiano que todos conocemos y el estado despierto normal. Contrario a lo que se puede creer prejuiciosamente, es un estado MÁS CONSCIENTE que cuando se está despierto, porque en trance se están usando facultades que de cotidiano están oprimidas por la racionalidad y/o el escepticismo.
A cualquiera que ha estado en una sesión hipnótica con un Maestro (maestro –magester, magister, mago- en contraposición a merolico o charlatán), le quedará claro que en estado “normal” manejamos menos del 10% de nuestra mente (quienes dicen lo contrario, incluyendo algunos científicos dogmáticos, son seres que no desean que los humanos despertemos ¡cuidado!).

Trucos, limitaciones y posibilidades
Comenzaré al revés del título. Primero las posibilidades.
Posibilidades
El Prof. Ugalde usaba sus facultades para fines médicos y de terapia principalmente (aunque no dudo que perteneciera a algún tipo de  cofradía).
Tenía muchos ejemplos prácticos, pero solo mencionaré uno que me parece lo suficientemente lógico y hermoso: ocurrió que le convocaron a un hospital, para atender a una parturienta joven, con complicaciones en el alumbramiento y que era alérgica a anestesias y medicamentos. El bebé estaba atorado a medio camino.
De esto último surgía la urgencia de que se apersonara el Profesor. Él de manera rápida y suave la puso en trance hipnótico y le sugirió: “Fulanita, estás en un hermoso prado de flores. Todas ellas son de tu pleno gusto. Ahh ¡Qué rico huelen! tomas a manos llenas los pétalos. Retenlos con fuerza en tus puños. ¡Ahora suelta los pétalos y rocíalos a tu alrededor con júbilo!”. Estas órdenes se repetían con ligeras variaciones. El resultado: aquella mujer le metía ritmo a sus contracciones vaginales conforme apretaba y expulsaba pétalos dentro de su imaginación. El niño alcanzó a salir bien y solo restaba darle a la madre primeriza una orden post-hipnótica: “Fulanita, ahora duermes de manera natural y profunda… al despertar lo haces descansada, con gusto…”
El Profesor José E. Ugalde otorgandome diploma y constancia
en un Instituto de la Col. Roma.

Limitaciones
Ahora las limitaciones: no se puede hacer algo que el sujeto no desee hacer de manera inconsciente o subconsciente. Es cierto que en circos, tv, y teatros algunos sujetos son sometidos a rutinas ridículas, pero las instrucciones que han recibido no chocan implícitamente con su carácter despierto ni con su subconsciente.
Tampoco se le puede pedir al sujeto que desarrolle facultades más grandes que aquellas que ya posee el individuo. Esto queda muy claro en el mundo “espiritista” donde abundan médiums en trance: estas personas “contactan” con “entidades” que generalmente tienen las mismas facultades intelectuales, culturales y morales que el médium, por lo que es muy difícil que genios muertos o en otras dimensiones encuentren cómodo usar una persona promedio para re-expresarse (aunque hay que decir que ha ocurrido, incluso con seguimiento científico, en donde principalmente maestros de la música, de la pintura y la medicina, han “regresado” a nuestra dimensión para seguir compartiendo su genialidad. Sí, es muy polémico).
También se habla de “regresiones”, aquellos trances en que a la persona se le indica que vaya a su infancia (para revisar complejos y traumas y posteriormente aliviarlos) pero ocurre que viaja a un “lugar” antes de estar en el vientre de su actual madre, resultando en una vida completa y llena de detalles en que probablemente tuvo un sexo diferente al que posee en la actualidad. Hay en quienes estas visiones son tan poderosas que terminan motivadas a hacer investigaciones profundas en esta vida actual, generalmente con grandes sorpresas positivas, pero sin poder esclarecerles a los demás que el tiempo, el karma y la vida, no son como comúnmente se nos ha hecho creer.
A pesar de las características anteriores, debe preverse el gran impedimento intrínseco de la Hipnosis: el poder de sugestión y/o creatividad de la mente. Solo basta voltear alrededor para ver la CAPACIDAD que ya tiene la mente cotidiana. Todo eso lo está “fabricando” la mente dentro de nuestro cerebro.
La creatividad o sugestión mental tiene el poder de conformar fantasmas, dimensiones, de alterar el resto de las percepciones físicas (vista, olor, tacto, etc.), en fin, de construir CUALQUIER NUEVA REALIDAD. Incluso puede construir cualquier VIEJA realidad.
Aquí está el meollo del asunto: el mundo cotidiano en que nos movemos, el cual pensamos que es sólido, indestructible y ordenado, no es más que otra ENSOÑACIÓN producto de nuestra mente ¡Y pensar que nos creíamos despiertos!
Ante una escena común (considerando las “mismas” formas, colores, dimensiones, etcétera) todas las personas vemos cosas diferentes; aún si realmente viéramos lo “mismo”, tendemos a armarlo o eslabonarlo de manera que casi no se parece a ningún otro proceso mental (a veces ni siquiera se parece a nuestros propios procesos mentales que teníamos hasta hace un instante). Si quieren conocer algunos de las alteraciones mentales o los trastornos mentales que incluso nos pueden aquejar a las personas “normales”, les recomiendo un libro que explica de manera absorbente problemas, enfermedades y trastornos psicológicos, el libro se intitula "El hombre que confundió a su esposa por un sombrero" del Dr. Oliver Sacks (neurólogo inglés que ha escrito importantes libros sobre sus pacientes), búsquenlo en internet (o cómprenselo, es fácil de hallar), no lean los resúmenes o sinopsis, porque les develarán el final de cada caso médico. ¡Un libro hermoso!
Con lo anterior queda claro que no es posible hipnotizar idiotas en el sentido médico del término (autistas, síndrome de Down, daño cerebral, estado vegetativo, analfabetismo, etc.).
Para finalizar este sub-apartado, una experiencia del Prof. Ugalde: en una de sus experimentaciones había pedido a una mujer que viera un fantasma o espectro, y como medida de control se usaba un espejo de cuerpo entero para revelarle a ella simultáneamente que era una ilusión. Sin embargo la mente de la mujer tenía la capacidad de generar la imagen del fantasma reflejada en el espejo y las sombras en perfecto orden, creando así una “realidad real” desde su punto de vista, en vez de una “realidad imaginaria”.

Los Trucos
Una vez sabiendo que la mente no tiene límites, y que puede ser inducida a cualquier cosa mediante la palabra hablada, con un poco de ingenio se pueden hacer trucos.
Estos son de 2 categorías: 1. Aquellos trascendentales (telepatía, telequinesis, precognición, clarividencia, desprendimiento astral, etc.) y los intrascendentes (lo que comúnmente encontraremos en un circo, teatro, tv, carpa, o grupos de aficionados). 
Me enfocaré únicamente en los del segundo grupo, los trucos groseros: los que vemos en la televisión con un gran hipnotizador que muestra sus facultades con participantes del público: 10, 15 o 20 personas en trance. Hay varias maneras de explicarlo: pueden ser “paleros”, es decir compinches, cómplices; otra es que las personas asistieron a eventos aislados existiendo contactos previos con ese hipnotizador o alguien con idénticas facultades y ahí recibieron boletos para la gran función de nuestro ejemplo (así que en realidad en el público final, el que vemos en tv, estadísticamente hablando contiene un número mayor de “susceptibles” que en el común de la población). Otra, es que realmente tenga el hipnotizador un “campo magnético” (mesmerismo) tan poderoso que realmente les hipnotiza “en tiempo real”.
A mí me tocó ver el siguiente truco con el Prof. Ugalde: puso en trance a una mujer joven de mediana inteligencia (incluso ligeramente torpe). Hablándole al oído le pidió que leyera un libro puesto sobre la mesa al frente de ella, lo cual hizo de manera normal con cierto amodorramiento. El Profesor se acercó a ella y profundizó el estado hipnótico hablándole otra vez al oído. Se le pidió a la mujer que con los ojos cerrados “leyera” el libro que tenía enfrente. Claro que en este momento había personas cerciorándose de que efectivamente tuviera los ojos cerrados e incluso se le puso un cuaderno de manera que éste bloqueara el posible ángulo de visión, otros veían las palabras del libro para ver si se equivocaba. La mujer leyó correctamente algo así como dos o tres párrafos completos, pero hacia el final empezó a hablar ligeramente más despacio y fue paulatinamente bajando la voz hasta sumirse en lo que llamamos 'sueño normal'.
De primer golpe, sorprendente: leer sin los ojos. Pero aquí es donde viene el truco: al someterla de primera vez al trance se le dio la instrucción de memorizar el libro (lográndolo con los casi 3 párrafos mencionados), y en la segunda ocasión se le sugirió que repitiera (como perico) la lectura inicial. Para los que no sabíamos de dichas instrucciones pareció que la muchacha efectivamente había desarrollando súbitamente súper-facultades.
Este tipo de trucos se los perdono al Prof. Ugalde porque con ellos él trataba de enamorarnos del hipnotismo y así lograr nuevos adeptos con los cuales ir hacia una mayor comprensión y profundidad de la mente humana. Aunque también debo decir que NO nos reveló el truco; yo lo discerní posteriormente.
Debemos estar siempre prevenidos con los charlatanes o “magos” que con “trucos” sencillos pueden hacer creer a crédulos, ineptos, flojos, incultos y/o supersticiosos que lo natural es “sobrenatural”.
Equipo de trabajo del segundo módulo.
Había: terapeutas, doctores e incluso arquitectos y un urbanista (yo)

Aclarando algunas dudas
¿Si me hipnotizan me quedo en trance para siempre? No, cualquier tipo de hipnosis (sin importar las circunstancias ni la profundidad del trance) se transforma en sueño normal, del cual la persona despertará cuando se halle descansada. Como lo hacemos todos los días al levantarnos de nuestra cama.
¿Me pueden programar para matar a alguien? Lo veo MUY, muy, muy difícil: tendrías que ya ser un asesino para que la “instrucción” quedara anidada en tu mente. Recordemos que no se puede sugerir u ordenar aquello que va en contra del consciente o del subconsciente intrínseco del sujeto en trance. Así que si alguien “logra” programarte para matar a un político desagradable y nefasto, es porque en tu interior siempre habías sido un asesino. Mejor hazlo a título personal, y ya.
¿Puedo hipnotizar a alguien y “ordenarle” que me ame? Existe una película que se llama "Svengali", de 1931, con moraleja, ahí encontrarán la respuesta exacta a esta pregunta. Pero como sé que son unos(as) gusanos(as) flojos(as) y sin capacidad para despertar, mejor les digo: si en el subconsciente de esa persona no está el amarte, pues no te amará.
¿Se pueden “meter” en mi mente? Sí, si así tú lo deseas. Los casos más extremos son las posesiones. Pongo una de mis experiencias: en el grupo de Hipnotismo había alumnos aventajados que de vez en cuando trataban de inducirme a distancia el estado hipnótico, sin usar palabras, solo usando la concentración de su vista y mente en mí. Como era algo que yo intrínsecamente no deseaba (ninunca he deseado), pues no se pudo. Tan es así que incluso a los dioses les impido “tomarme”. Una vez que te sensibilizas a estas energías es fácil detectarles y refractarlas.
¿Puedo convertirme en un atleta o un genio con la hipnosis? Sí. En varias competiciones (generalmente televisados y profesionales, como las Olimpiadas) he visto atletas que entran en estado auto-hipnótico (pues reconozco ciertas poses y mudras) en la línea de salida inmediatamente antes de empezar a correr, pero la hipnosis solo te llevará a estar al 100% de tu capacidad, no hace magia ni milagros. Debemos recordar que cotidianamente estamos alrededor del 10% de nuestra capacidad. Hay quien sabe de esto y que dice que el Dr. Albert Einstein estaba por ahí del 90%. El Buda Siddharta estaba al 110% ¿o era al 100,101%?
¿Puedo dejar de fumar y/o bajar de peso? Recordemos que no se puede sugerir u ordenar aquello que va en contra del consciente o del subconsciente intrínseco del sujeto en trance. Subconscientemente eres un(a) vicioso(a) y solo has encontrado la forma de plasmar ese pensamiento profundo en una realidad externa superficial.

Iluminación e Hipnosis
¿Puedo adquirir poderes sobrenaturales con la Hipnosis? Pues… no existen los poderes sobrenaturales, todo es NATURAL o NATURALEZA, así que si tu deseo es “abrir” tu mente para ser receptáculo de entidades diferentes a las humanas (demonios, fantasmas, dioses, ángeles, Peter Pan, etc.) o desarrollar poderes de telepatía, precognición, telequinesis, y anexas; el hipnotismo lo puede hacer (entre otras MUCHAS técnicas). SIN EMBARGO, no le veo el caso. Las únicas aplicaciones hermosas y prácticas son la “hipnosis médica” o la “hipnosis de terapia” y la “hipnopedia” (enseñanza con apoyo de la hipnosis).
Para el resto de las abstracciones mentales y espirituales (para mí lo espiritual es el equilibrio entre razón y emoción) recomendaría la meditación budista, la cual simultáneamente te aporta una estructura y permite el crecimiento hacia lo que es un desarrollo SANO (físico, mental, emocional y espiritual).

El Hipnotismo no es, ni puede ser, una ideología o doctrina.
En retrospectiva la Hipnosis fue la primera vez que tuve contacto con situaciones “mentales trascendentales” (un estado de unión o unificación, integración con TODO: "samadhi") que posteriormente volvería a encontrar en la meditación budista.
Una vez encontrado el Budismo, dos años después, entre 1997 y 1998, ya no me fue necesaria la incursión a otros niveles de hipnotismo.

5 comentarios:

  1. ¿Tendrás las fotografías en mejor calidad? El profesor es mi padre y falleció hace 4 meses y de casualidad encontré la entrada a tu blog
    alexandra_um@hotmail.com

    ResponderEliminar
  2. El Profesor (MÍ Profesosr) e Hipnólogo José E. Ugalde fundó en 1943 (con los doctores Victor Treviño y Tirso García Sánchez), la primera Escuela de Hipnotismo en México que estuvo en funciones hasta 1968.
    En 1953 ya era miembro de "The National Guild of Hipnotists" de USA.
    Hacia 1972 funda (con los doctores Agustín Servín de la Mora y José Manuel Cáceres Riera) La Sociedad Nacional de Psicología e Hipnosis Clínica y Experimental.
    Durante muchos años fue Miembro del Instituto de Ciencias y Medicina de Vanguardia; Asesor del Consejo Directivo de la Asociación Mundial de Hipnosis y Neurociencias y docente del Instituto Nacional Académico de Actualización y Capacitación Educativa (INACE-SEP).
    Hace un par de años que falleció.

    ResponderEliminar
  3. Artículo con conclusiones científicas acerca de la Hipnosis:

    "Al final la hipnosis no es más que una estrategia de autocontrol que ayuda a que la persona pueda canalizar sus voluntades disfrazadas o confundidas por estados de estrés o ansiedad."

    El articulo en este link:
    http://www.cienciaxplora.com/divulgacion/cinco-preguntas-hipnosis-que-solo-responde-ciencia_2014030500182.html

    ResponderEliminar
  4. Síndrome de Falso Recuerdo o Falsa Memoria (SFR/SFM).

    Este es el término utilizado para la hipótesis que describe un estado mental en el cual un individuo tiene un alto número de recuerdos muy vívidos pero falsos.
    Es como cuando sacamos un texto de Word del disco duro y lo reescribimos; el programa nos pregunta ¿quiere usted sobrescribir?, pues eso mismo hace continuamente la memoria”. (Fernando Maestú)
    Acá al link al artículo, muy crítico y documentado:

    http://llenodestrellas.com/2014/04/01/s-f-r/

    ResponderEliminar

El comentario podría tardar en aparecer, incluso días.